sábado, 30 de marzo de 2013

*Capitulo 5*

Dí un ligero susto a la joven niña, sus enormes ojos amarillos se veían normales no se había asustado ni un poco. Parece que si a leído bastante de los Endermans, me recosté contra un árbol y no dije nada. Ya era bastante depresivo no haber asustado a una pequeña Creeper. Otra cosa mas pequeña estaba en el lugar, kumo, una pequeña araña realmente...

-Ve a la Creeper.- Oye, Kuro. No me habías dicho que tenías novia...

-Sonrojada.- Etto, no yo, no soy su novia. Solo lo conozco y... 

-La interrumpo.- ¿Como puedes pensar que saldría con algo tan pequeño? 

Yo no soy tan bajita.-Hablo.-

-Ve nuevamente a la Creeper.- En realidad si lo eres, mides lo que yo y bueno pues nosotros somos la especie mas pequeña...

-Deprimida.- Soy pequeña...


Anímate, ser pequeña te hace adorable y a Kuro, aunque no lo creas, le encantan las cosas adorables. -Dijo la araña.- 

Aquel Enderman realmente era extraño, la araña desapareció entre los árboles. No tarde mucho en voltear a ver al Enderman que aun estaba recostado junto al árbol...

-¿Así que te gustan las cosas adorables?-Pregunto. 

Mirada asesina.- Mejor no hables...

continuara....

jueves, 28 de marzo de 2013

*Capitulo 4*

Los días pasaron y hasta el momento no eh vuelto a ver al Enderman. Soy bastante curiosa y debo decir que ese chico a llamado mi atención, tan serio, tan distante; para ser alguien así debe tener una buena historia. Como siempre me encontraba en el bosque, la aldea de los Endermans y los Zombies esta a unos kilómetros de aquí, ademas no creo ver Zombies a plena luz del día. Tome asiento bajo un pequeño arbusto, no es del todo divertido caminar sola; es mucho mas divertido salir en medio de la noche con Hone o Shinda. 

No creí que algo tan pequeño pudiera caminar tanto. -Se escucho una ronca voz.-

-Sonríe.- Sabía que estabas aquí...

¿Y por eso viniste? -Se sienta.- 

Si, ¿Quería saber cosas sobre ti? 

-.- ¿Acaso no leíste libros de los Endermans, no sabes que somo terroríficos?-Tomando una piedra con sus manos.-

No es cierto, tu parecer ser bueno... 

A cada cosa que decía se acercaba mas y mas, no pude evitarlo tenía que alejarla de algún
 modo. Asuste a la niña como los endermans solemos hacerlo, dí un ligero   











Continuara.

miércoles, 20 de marzo de 2013

*Capitulo 3*

 La voz que me había llamado anteriormente llego al lugar donde me encontraba, la lluvia ya había cesado y el joven Enderman se poso frente a Hone, la Skeleton no dudo en sacar su arco y flecha y apuntar al individuo que se encontraba frente a ella. 

¡Corre Midori! Vayámonos antes de que no haga algo. -Grito.- 

-Me pongo entre la flecha y Kuro.- El no es malo, Hone. 

No seas tonta ¿Que te han lavado el cerebro? ¿No ves que se trata de un Enderman? -Molesta.-

-Se tele-transporta detrás de Hone.- No molesten, enanas. 

e-e No es gracioso, es obvio que tu seras mas alto. 

En realidad, Midori cualquier cosa es mas alta que tu. -Riendo.-

Una Skeleton, no tan baja pero bastante agresiva. Sus ojos sin brillo de color rojo reflejaban odio y muerte. Parece ser amiga de la pequeña Creeper, no arrojo ninguna flecha pero solo con su mirada pude entender que no quería que me acercara a la chica de cabellos amarillo verdoso. No preste atención y me recosté nuevamente en el tronco de aquel árbol. No paso mucho para que un Zombie se acercara al lugar donde nos encontrábamos, el chico verde se arrojo sobre la delgada Skeleton gritando...


Hone, Hone mi amada Hone...

No molestes... ¡Pesas! -Gritaba la Skeleton.- 

¡Hola, Shinda! -Gritaba la pequeña Creeper.-

-Apuntando al Zombie con una flecha.- Aléjate o muere. 

-Riendo.- Ya estoy muerto, Hone. 

-Suspira y desaparece.- 

Me quede observando el lugar donde el Enderman estaba, sabía que desaparecería. Se que son muy serios e leído mucho sobre ellos pero me hubiera gustado hablar con el solo un poco mas... 

Continuara... 

lunes, 18 de marzo de 2013

Encuentro.

Al día siguiente, la lluvia aun caía. Pensé que sería un buen día para explorar aquel bosque, ya que los endermans no estarían cerca. Tome uno de mis paraguas y me encamine a aquel lugar rodeado de arboles y flores, todo era hermoso. Mi curiosidad hizo que entrara cada vez mas en aquel lugar asta toparme con una enorme sombra. ¿Que hace uno de ellos aquí? Se supone que el agua los lastima y por eso no salen. Pero aun así mi curiosidad pudo mas y lentamente me acerque a el, lo bueno de ser un creeper es que tenemos la habilidad de ser muy silenciosos. Seguí caminando y ya estaba bastante cerca de el, ni siquiera yo se pero en solo segundo se encontraba detrás de mi. 

Era tan pequeña, demasiado. Unos enormes ojos amarillos, es cierto que nos enfadamos demasiado sin nos ven a los ojos y eso fue lo que hizo aquella niña. Su pequeño cuerpo estaba delante de mi, se muy bien que es un creeper y que tiene la habilidad de destruir cosas pero aun así no me aleje de ella. Ademas si quisiera hacerme explotar solo tendría que tele-transportarme y listo.  Su cara de preocupación cambio en apenas unos minutos, una sonrisa se dibujo en su rostro. Comenzó a reírse y se acercaba cada vez mas a mi...

-Es la primera vez que veo un Enderman tan de cerca. -Sonrío.- 

-Sin hablar.- 

-¿Y como te llamas? Yo soy Midori... 

-Soy Kuro.-Mirando hacía otro lado.

-^-^ Un placer, Kuro. Sabes, es algo raro ver a uno de tu especie por el bosque cuando llueve e leído que los Endermans son algo sensibles al agua...

-.-' Hmpm... -Se recostó y cerro sus ojos.- 

¡Midori! -Podía oírse a los lejos.- 

Continuara...  

martes, 12 de marzo de 2013

*Capitulo 1*

Vivir en un mundo como este no era del todo emocionante, no solo por el hecho de que solo existimos los Creepers, Arañas, Skeletons y otras "especies", si no porque nuestra vida solo tenia un solo sentido. En mi caso como toda Creeper debo hacer explotar cosas, no solo con el final de destruir si no también por diversión; podría decirse que somos personas a las cuales nos agrada destruir cosas sin sentido alguno. No tengo amigos y mucho menos amigas, la mayoría de las personas que conocen nuestra naturaleza piensan que somos monstruos sin cerebro a los cuales solo les gusta hacer estallar cosas. Por suerte, tengo una amiga que me conoce muy bien y me comprende. Hone, una chica bastante sería para su edad. Pertenece a los Skeleton y por ese hecho todo el mundo sabe que es muy buena con el arco y flecha. Todos los que conocen a Hone le tiene bastante respeto, no solo por el hecho de que podía quitarte la vida con tal solo una flecha si no también por el hecho de ser tan madura, demasiado para tener solo 15 años. 

Midori, apúrate tu padre te esta esperando... -Ve a la joven Creeper mirar la "aldea" de los Endermans.-

-Sonríe.- Lo siento, es que me quede pensando en lo extraños que son ellos... Pueden llegar a dar escalofríos.-Paso su mano sobre su chaqueta verde.-

Pues por que crees que no nos dejan acercarnos a ellos...

-Ríe un poco.- Pero también pensé que no pueden ser tan malas personas.

Apúrate bajita, tu padre debe de estar furioso...

Ser un enderman no es mas que mover objetos de aquí para allá, eso no tiene sentido alguno. ¿Ah quien rayos le parece eso emocionante? Y ¿Quien fue la persona que nos dio esa tarea desde un principio? Ademas de tener que hacer esto, todos los demás nos temen por nuestra gran altura y nuestros brillantes ojos. Realmente no somos tan "terroríficos", solo que nuestra "forma" es algo esbelta. Ademas de eso y muchas cosas mas, odio los días como hoy por ejemplo. La lluvia me prohíbe el paso, sucia agua asesina. 

...